Amamantar por obligación

PA060121

El mismo día en que la FAO, organismo de las Naciones Unidas, felicitaba al gobierno venezolano por haber satisfecho sus compromisos en la batalla contra el hambre, los grandes medios de comunicación alertaban al mundo sobre los planes de Venezuela de obligar a las madres a amamantar a sus hijos y prohibir los biberones.

Lo que el parlamento bolivariano se dispone a prohibir es la publicidad de productos lácteos en los centros de salud, pero como reza aquella vieja máxima periodística: No se puede permitir que la verdad te estropee un titular.

De ahí que los grandes medios, tanto en prensa como en televisión, además de callar el reconocimiento de Naciones Unidas a Venezuela por erradicar el hambre, se hayan dado a la tarea de difundir la “siniestra” medida que se propone llevar a cabo ese país latinoamericano y que, por cierto, hace ya muchos años que se adoptó en nuestros hospitales.

Lo que todavía no saben esos medios y que yo, con el mismo rigor periodístico que ellos acostumbran, voy a develar en esta columna como primicia informativa, es que el parlamento venezolano también se dispone a sustituir el tradicional “Padre Nuestro” por otro más acorde a los nuevos tiempos que Venezuela vive y que, de aprobarse, quedaría así: “Madre nuestra que nos das el seno, santificada sea tu obra, venga a nosotros tu leche y hágase la nutrición tanto de un pecho como del otro, la leche nuestra de cada día dánosla hoy, y no compres sus sucedáneos así como nosotros tampoco los reclamamos, que no hay nada más sano que el pezón, más líbranos del mal…Nestlé”.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169850