La Luna de Jaime Sabines

Imagen

Luna Exposicion Multiple

Luna Exposición Múltiple

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir
 Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas
 Jaime Sabines

 

La Luna de Eduardo Galeano

Imagen

Luna de Jarrillos

 La luna nueva, luna verde, no quiere siembras. La luna creciente, luna azul, embaraza la tierra.

La luna llena, luna blanca, alborota a los lunáticos, a los alunados, a las mujeres y a la mar.

La luna amarilla viene con tormenta.

La luna roja trae guerra y peste.

Cuando hay luna negra, luna ninguna, el cielo está mudo y el mundo bosteza.

Catalina Álvarez Insúa, que está dando sus primeros pasos en el mundo, alza los brazos al cielo y llama:
-¡Luna, ven!

Eduardo Galeano
La Jornada