Gracias

Almagro

Almagro 

 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176820  (Artículo completo)

 (Fragmentos de…… “Gracias”)

Mey y Koldo Campos Sagaseta

…. Y los que matan en nombre de un progreso que deshiela glaciares, seca ríos, tala bosques y vuelve irrespirable el aire, nos matan el futuro que nos mienten.

… Agréguese otro año de vida que perdemos por cada voluntad falsificada, por cada fraude homologado, por cada licenciado analfabeto, por cada derrame de confianzas, por cada intercambio de disparos… y siete vidas que tuviéramos nunca darían abasto para tantos años de vida que nos matan.

… Y otros cuatro años más que se nos llevan, y si no lo digo serían ocho, los restantes cómicos del medio, de esa España inmortal de mantilla y pandereta, del Jesulín, del Pocero, de Urdangarín y el Marlaska, de la Esteva, de Esperanza, del Pachuli y la Pantoja, de las duquesas del Alba y de los reyes de copas

… Pero ocurre que sí, que junto a mí viven también, para mi suerte, todos aquellos seres entrañables que me compensan en los años que me brindan los que pierdo en la vorágine diaria.

… La fotografía me reporta algunos años más, y cada vez que un niño saharaui, una anciana cubana, un otoño en Eugi o en la Ulzama, una sombra imposible en las Bardenas o un rincón entrañable en Ecala, en las Amescoas, me consienten su encanto o su memoria, gano todos los años que agradezco; los mismos que he venido soplando un clarinete que me ayude a hacer más concurrida la nostalgia.

… Y súmeseles Fidel Castro, los Rolligs Stones, los Beatles, John Lennon, la familia Simpson, Salvador Allende, Eduardo Galeano, Benedetti, Chaplin, Groucho y los hermanos Marx, Les Luthiers, el Ché, Lluis Llach, Silvio Rodríguez, Beethoven, Bob Dylan, los Creedence, Chavela Vargas, Nietzsche, Joe Cocker, Mozart, Aute, Compay Segundo… y todos los amores que con su sola presencia compensan con creces los años que perdemos a manos de tantos sinvergüenzas, para que yo pueda seguir acumulando tantos años de vida que, segura estoy, el día en que un burocrático error acabe suprimiendo mi nombre de la lista de los amanecidos, yo me las voy a ingeniar para seguir viviendo, aunque sólo sea por el placer de no perderme tan bella compañía.

Y, sobre todo, gracias por haberme ayudado a vivir a mi manera; por haberme permitido, a vuestro lado, maldecir la hipocresía infinita de quienes hacen la guerra en nombre de la paz y matan en nombre de la vida; por haberme brindado, antes en Ubarmin, siempre en el mismo común afán, un espacio de lucha por hacer posible una sanidad pública, gratuita y universal; por la solidaridad, que fue también la mia, en defensa del pueblo cubano, saharaui, iraquí, salvadoreño… en defensa de toda causa que reivindique la dignidad humana; por vuestra lucha, por vuestro amor y por vuestra compañía.

 

 

Anuncios

Benito Pérez Galdós

Imagen

 Benito Pérez Galdós y su perro en la finca familiar de "Los Lirios" (Monte Lentiscal), durante su visita a Gran Canaria en 1894. Fotografía de la Familia Pérez-Galdós que se expone en la Casa-Museo Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria).

Benito Pérez Galdós y su perro en la finca familiar de “Los Lirios” (Monte Lentiscal), durante su visita a Gran Canaria en 1894. Fotografía de la Familia Pérez-Galdós que se expone en la Casa-Museo Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria).

Los políticos se constituirán en castas, dividiéndose hipócritas en dos bandos igualmente dinásticos e igualmente estériles, sin otro móvil que tejer y destejer la jerga de sus provechos particulares en el telar burocrático.

No harán nada fecundo… no suavizarán el malestar de las clases proletarias.

Alarmante es la palabra revolución.

Pero si no inventáis otra menos aterradora, no tendréis más remedio que usarla los que no queráis morir de la honda caquexia que invade el cansado cuerpo de tu Nación.

 Benito Pérez Galdós

 

 

Bienvenida.

Imagen

Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más dócil
ni más cauta

tan solo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
cómo te pienso y te enumero

después de todo, la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tu nostalgias
y cómo me revienta que el nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable
ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza

sé que voy a quererte    sin preguntas
sé que vas a quererme    sin respuestas.

Mario Benedetti

Ondas Q

Imagen

Ganges

Hoy me he dado cuenta que nuestra vida, es como ese electrocardiograma que nos indica nuestro paso por la Vida, totalmente definido, tanto las miserias más bajas, como las grandiosidades más altas, aunque mirándolo bien suele ser a la inversa, ya que las miserias se ven como grandiosidades y las hazañas valiosas suelen ser discretas y de poca publicidad.

 

Comenzamos con esa velocidad alta que marca el corazón infantil, con esa frecuencia que proporcionan los sueños e ilusiones y que mueve nuestros corazones a la velocidad de la autentica vida con futuro, luego el tiempo y la edad le dejara en su medida de cadencia personal, dejando que la realidad y los acontecimientos te pongan en tu sitio común a la vida cotidiana, mas adelante la cadencia se irá quedando a la pausa abierta de la edad, a la necesidad del estimulo que se nos apaga y a la alegría de los descendientes, para al final rendir todos tributo, al siempre amigo en un punto de la vida, Jorge Manrique, terminando en esa línea invariable e interrumpida que nos marca el reposo absoluto.

 

Es en ese momento, cuando todo gana y todo pierde su valor, cuando el recodo continuamente repetido en la rutina del paso, nos recuerda los lugares que siempre fueron monótonos en su ser, pero con el valor del sentimiento aplicado, del sentido concreto y definido, del camino del Abuelo, de la tienda de golosinas esquilmada o del rincón del Lego encontrado.

 

Otros son los valores caducos, ese poder divino prometido, esa vejez garantizada, esas palabras inducidas con doble sentido que la propaganda ha esparcido, todos los valores de los políticos en el mismo saco metidos, todo lo adornado que ante la sabiduría de los años se ha desvestido.

 

Todo lo sencillo gana en valor ante los valores perdidos, todos los detalles tienen sentido por no deslumbrarnos con adornos vendidos, todas las cosas son vistas como tales y por si mismas, sin necesidades de ser vendidas ante ningún comprador sin sentido.

 

Solo el saber ver las cosas desde la perspectiva de los años, nos permite ver en la oscuridad de lo que nos presentan, con las propias decisiones de la mente, que alimenta nuestra razón y la lógica que representa.

 

Leonor Canseco