Interruptor de Tiempos

Imagen

Tiempos del tiempo

Tiempos del Tiempo

Descendía sobre su balsa, la corriente zarandeaba sus costados y el descanso en su marcha, era casi nulo. Era elegante el deslizarse sobre el agua y entre la brisa, mientras que el calor del sol, abrigaba la piel.

Sobre las maderas curtidas, se amontonaban los repartos, las pieles y las frutas, las telas y los libros, las vituallas y semillas, los deberes y los tajos, mientras, sobre si, se amontonaban los cansancios, alegres y queridos, pero cansancios, que en esa factura cariñosa de su vida, guarda en el armario de su pecho.

Salgo a su llegada con lo nada que tengo, solo mi mano y un interruptor, ni tan siquiera una varita mágica de juguete, también soy elemento de trueque, y aunque punto en el costado del río, punto que conforma la orilla.

El interruptor suena con su chasquido seco, y todo queda en silencio absoluto, el descanso oblilateral, intercambia la tibieza entre mejillas, mientras el reposo y el silencio, avivan la recepción de cualquier sentido y sentimiento.

Es un breve espacio de tiempo, en la brevedad de la vida, en el infinito de nuestra ignorancia, en la grandeza de lo por conocer, que nos permite disfrutar de la nada, el mundo paralizado que nos habla y al que solo en la nada, somos capaces de escuchar.

Ya es tiempo de partir, alisamos el cabello, sonreímos al instante presente y  nos disponemos  en saludo, ahora ya podemos volver a accionar el interruptor, y a su sonido seco, vuelven a moverse las aguas del río, las agujas de los relojes y la vida en el entorno.

Este interruptor atípico, que no paga factura, ni tiene contador, no hay pared que lo sostenga, ni habita en dueño sin corazón.

 Leonor Canseco

Escuelas, campanarios, saqueos …

Imagen

Campanarios

 Quizás nos convenga pensar, que todo lo que puedan recoger estos “sudacas”, en el tiempo que seamos capaces de contar, no llegue a nada si tenemos en cuenta, lo que hasta hoy, hemos usurpado allí los demás, si en tiempos escasos en medida están llegando, cuando todo el poder económico español, aun no ha salido de América, las grandes multinacionales de comunicación, energía y economía, aun siguen arrasando sus bolsillos y tierras. Aun así, podemos levantar la vista hacia los altos campanarios de cualquier pueblo, y analizar las horas de trabajo en el alzado de sus piedras, en el decorado de sus interiores, en los valores no precisamente espirituales de sus pertenencias, en las horas que se han debido de trabajar para sufragar esos costes, y nunca saldrían las cuentas, ni las miradas se podrían mantener sin un mínimo de sonrojo. ¿Cada campanario comparte una escuela?, ¿Acaso no son las escuelas los verdaderos templos?, ¿Son paralelos los patrimonios?, ¿Cuántos pueblos con iglesia carece de escuela?

 (Fragmento de … “Desde aquí para donde llegue”)

Leonor Canseco

Belén feliz Belén

Imagen

http://arcillayfuego.wordpress.com/

http://arcillayfuego.wordpress.com/    Feliz cumpledias Belen

Estaré aquí con Leonor solo un día

Aunque hoy cumplas quinientos cuarenta meses,
la matusalénica edad no se te nota, cuando
en el instante que vencen los crueles,
entras a averiguar la alegría del mundo,
y mucho menos todavía se te nota,
cuando volás gaviotamente sobre las fobias,
o desarbolas los nudosos rencores
buena edad para cambiar  estatutos y horóscopos,
para que tu manantial, mane amor sin miseria,
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda,
y estés linda,
casi no vale la pena desearte júbilos
y lealtades,
ya que te van a rodear como ángeles o veleros,
es obvio y comprensible,
que las manzanas y los jazmines,
y los cuidadores de autos y los ciclistas,
y las hijas de los villeros,
y los cachorros extraviados,
y los bichitos de san Antonio,
y las cajas de fósforo,
te consideren una de los suyos
de modo que desearte feliz cumpleaños,
podría ser injusto, con tus felices
cumpledías,
acordarte de esa ley de tu vida,
si hace algún tiempo fuiste desgraciada,
eso también ayuda a que hoy, se afirme
tu bienaventuranza,
de todos modos, para vos no es novedad,
que el mundo

 y yo,
te queremos de veras,
pero yo,

 siempre un poquito más que el mundo.

Mario Benedetti

Miserable Letrita

Imagen

El descanso de las palomas mensajeras, las transportadoras de letras.

El descanso de las palomas mensajeras, las transportadoras de letras.

  Que miserable eres, que poco ocupas, que suave el desgaste de papel o tinta, que escaso el tiempo de pronunciarte, que lento el camino para formarte, que rápido para romperte, que satisfacción al oírte, que duro tu romper, que alivio conocerte, que dolor perderte, que sublime compartirte, que cantidad de descripciones, que infinidad de situaciones.

Duermes en cunas, compartes camas, llenas corazones, curvas los labios, cierras los ojos, tensas emociones, arrancas gemidos, arañas aullidos, desatas palabras, rompes lágrimas, abres corazones, siembras utopías, ablandas opiniones, afianzas razones.

Actúas a impulsos, bebes cervezas, estrechas las manos, cruzas miradas, dices hasta luegos o lees a sus engendrarios, sabemos de Sabines o den Don Mario.

Que mas me da, si el idioma no es de la misma academia, si las palabras no llevan comas, sabemos que entre los mudos también saborean, sienten y padecen la ausencia de letritas.

 Tú, miserable letrita, con todo el loco sin sentido, de quien siente, para quien siente.

 Sin sentido…….. como el Sentir.

Leonor Canseco

Ese baile que es la Vida

Imagen

SwanLake2011-01-05-01

 Ese baile de la vida, desarrollado por personas, despliega una gran cantidad de estética armoniosa a los ojos, las personas compartiendo entre sí los dibujos que con su cuerpo plasman en el espacio por donde se mueven, acompañando con la música relajada y el colorido que representan, son con todo, un espectáculo que hemos aprendido de la propia Vida en la naturaleza, esos movimientos vibrantes de las ramas entre el viento, esa cadencia de las aguas al acariciar la playa, esa fuerza de las olas castigando al acantilado, esas olas que forman las espigas al desplazarse sobre la superficie de los amarillos campos trigeros …

Esas músicas en esos momentos, instrumentos de agua sonando sobre la arena, percusionando sobre la roca, instrumentos de viento siseando entre las ramas, peinando nuestros cabellos, tronando sobre los grises cielos de las tormentas.

Todos ellos en el aterpe de nuestra seguridad, resguardados y cobijados en el pórtico de alguna ermita, en el verde desierto de una campiña y en la abertura de unos ojos capaces de esa otra obertura que es la Vida, nos permite danzar en la armonía del Vivir, y de ser Vividos, porque todo aquello que queremos, redoblamos su valor cuando lo compartimos, desde lo más leído, desde lo más escuchado, desde lo más sentido.

 Leonor Canseco

Sentidos paralelos

Imagen

Bartolo

Suponte que estas enfrente de mí y me miras a los ojos,

Suponte que acercamos nuestras distancias y nos damos la mano,

 Y ……………

Lo cruel  …………..

 Decide……… ¿Cuál de los dos sentidos descartas?

¿Qué perderías, los dos ojos o las dos manos?

¿Qué valoras más, sentido de la vista o sentido del tacto?

¿Qué es más intenso?

¿Será que siento en demasía y con los ojos cerrados?

¿Por qué cerramos los ojos inconscientemente cuando besamos?

¿Al oler?

¿Al sentir una caricia?

¿Al querer en la noche?

¿Escuchamos la lluvia?

¿El silencio?,

Vemos  y sentimos

¿En distancia?

¿0 con las yemas de los dedos?

Leonor Canseco